Cornellà de Llobregat, 31 de enero de 2020

Un curso más, la apuesta de El Llindar ha sido insistir en investigar, inventar y aplicar respuestas educativas para combatir el abandono escolar prematuro. El DidacLab y el GarageLab nos han permitido pensar de otro modo, hacerlo con las manos, y comprobar el gran potencial de nuevas propuestas formativas como la fabricación digital o el desarrollo web.

Los resultados educativos son positivos y los datos que a continuación se presentan así lo constatan. Sin embargo, un año más tenemos que destacar la fragilidad financiera con la que vive la entidad. Se sigue avanzando, pero se mantiene la incertidumbre económica.

A continuación se presentan los elementos que se han destacado en la memoria del curso 2018-19:

 

1 de cada 3 alumnos/as cursa itinerarios de entre 2 y 5 años

Que hay que respetar el tiempo lógico de cada alumno/a no nos lo hemos inventado; nos lo dicen ellos y ellas: 1 de cada 3 alumnos/as cursa itinerarios formativos de entre 2 y 5 años.

Por ello, desde El Llindar seguimos poniendo a su disposición itinerarios formativos personalizados, largos y flexibles. Así los adolescentes y jóvenes que se forman con nosotros van trazando cuáles son sus itinerarios personales y profesionales, así como recuperar el deseo de aprender.

 

Incorporamos nuevas formaciones

El Llindar y su oferta formativa están en construcción permanente. Ésta responde a las necesidades y demandas de los propios adolescentes y jóvenes, y nos permite personalizar los itinerarios que se ofrecen cada vez mejor.

En este sentido, destacamos la implementación de la formación Conéctate dirigida a jóvenes que migran solos. Esta formación se orienta a acompañar a estos jóvenes en el aprendizaje de la lengua y en la definición de su itinerario formativo y profesional.

Por otra parte, cabe destacar la ampliación de itinerarios formativos en colaboración con otras entidades. En este sentido, durante el curso 2018-2019 ofrecimos nuevas formaciones de Desarrollo web y Artes gráficas con Factoría F5 y la Escuela Antoni Algueró, respectivamente. También manuvismos la colaboración con la F. Marianao y la F. Inform para los itinerarios de Administración y Gestión.

 

Impulsamos un motor de transformación educativa y consolidamos el Garagelab

El curso 2018-2019 ha sido el de la consolidación del DIDACLAB, el laboratorio de transformación educativa de El Llindar que ha permitido la implementación de nuevos proyectos educativos con metodologías de aprendizaje activas. Ha supuesto 1090h de formación y espacios de trabajo para los 10 profesionales directamente involucrados en el proyecto. Su trabajo ha impactado en 156 alumnos y alumnas de los diferentes tramos educativos.

Asimismo, hemos consolidado el Garagelab de la mano de la F. Orange, el laboratorio de fabricación digital de la escuela, que se ha convertido en el pilar de la transformación educativa de El Llindar.

 

9 de cada 10 alumnos/as seguirán su itinerario formativo o entrarán en el mercado laboral

Desde El Llindar seguimos apostando por la aproximación que pone el foco en el éxito más allá del rendimiento. En este sentido, un 87% del alumnado ha tenido éxito en su proceso. Han recuperado el deseo por aprender, han comenzado a responsabilizarse de su vida, se han fijado objetivos y los han empezado a trabajar, a pesar de que no hayan obtenido una certificación formal, una inserción laboral o no hayan seguido con su itinerario formativo.

El 90% del alumnado que ha cursado algún itinerario formativo de la Fundación El Llindar sigue estudiando o se ha incorporado al mercado laboral.

 

Generamos empleo y acompañamos la consecución de los objetivos profesionales del alumnado

El Llindar sigue ofreciendo un espacio de transición de alumno/a trabajador/a en los itinerarios formativos de imagen personal, restauración y mantenimiento de edificios. Contrata a jóvenes que están en la última etapa de su itinerario para que trabaje en el salón de imagen personal, el restaurante o en el equipo de mantenimiento de la entidad. Así consolidan las competencias técnicas, y adquieren otras más transversales en un ambiente real de trabajo.

En paralelo, la empresa ordinaria también está presente a lo largo del itinerario. Afortunadamente, cada vez son más las empresas comprometidas con su entorno y nuestro trabajo. Ya sea con un empleo, o con un convenio de prácticas, dan la posibilidad de que casi todo el alumnado de El Llindar pueda tener una experiencia laboral.

 

Los espacios de trabajo vertebran nuestra semana educativa

El equipo profesional de la entidad sigue consolidándose. Asimismo, destacamos la formación y el trabajo metodológico.

Las reuniones y los espacios de trabajo no son lo mismo. Necesitamos espacios para elaborar conjuntamente un saber a partir de lo que nos interroga, y así construir una metodología que genere un ambiente de confianza, de trabajo y de responsabilidad compartida. Esto se traduce en 3 horas semanales de media por profesional.

 

Seguimos buscando la estabilidad financiera

A pesar de recuperar la financiación que nos ha permitido sacar adelante el curso, seguimos viviendo en la fragilidad financiera. Se van dando pasos con la Generalitat de Catalunya y otras administraciones, pero seguimos buscando la estabilidad financiera. El Llindar ha apostado por combatir el Abandono Escolar Prematuro. Para ello necesitamos una mayor estabilidad financiera.

 

Accede a la Memoria completa del curso 2018-2019